Mantente cerca de cualquier cosa que te haga sentir feliz por estar vivo

No hay comparación entre llevar una vida inercial, en donde no podemos distinguir un día de otro, donde solo nos dejamos llevar por lo que nos ocurre y pareciese que simplemente estuviésemos esperando un último día, a estar movidos por la pasión, por la alegría de la vida, por el agradecimiento y las ganas de estar y de proseguir. Se supone que no...