Categoría: Relaciones personales

Después de la persona a la que has estado cuidando, la vida cambia dramáticamente 0

Después de la persona a la que has estado cuidando, la vida cambia dramáticamente

El cuidado de un ser querido con una condición debilitante a menudo recae en su madre, pero los padres, hermanos o cónyuges también pueden asumir ese papel. Incluso si hay ayuda adicional disponible, la responsabilidad de asegurar un buen cuidado generalmente será asumida con amor por una persona. A menudo, especialmente en el caso de las personas con enfermedades raras, la necesidad de...

Convivir con la ELA 0

Convivir con la ELA

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), por iniciativa de SeparPacientes y, fruto de un convenio de colaboración con la Fundación Luzón, ha elaborado la Guía ‘Convivir con la ELA’, una publicación para pacientes con esclerosis lateral amiotrófica y sus cuidadores que, además de revisar la enfermedad en general, centra su atención en la progresiva afectación respiratoria y sus posibles soluciones; la...

amigos felices 0

Mantenerse en “contacto” nos hace felices.

La tecnología con la que convivimos a diario es cada vez más sofisticada; podemos trabajar, comer, dormir y jugar sin ponernos en contacto directamente con otros seres humanos. Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Qué trascendencia pueden tener nuestras interacciones sociales para nuestra felicidad en la actualidad? Afortunadamente, nuestros cerebros continúan disponiendo de abundantes, circuitos, procesos y mecanismos, tanto conscientes como inconscientes, dedicados a...

Muchos caminarán a tu lado, pero nadie caminará por ti 0

Muchos caminarán a tu lado, pero nadie caminará por ti

Resulta de mucha utilidad un recordatorio esporádico de nuestra responsabilidad ante la propia vida y el rol que los demás pueden jugar en ella. Muchas veces dejamos de lado nuestra vida por hacerle el camino a los demás y otras veces pretendemos que los demás vivan lo que solo nosotros podemos hacer. Nadie puede aprender por nosotros, ni amar por nosotros, ni perdonar...