Un caso inusual de síndrome de Bardet-Biedl plantea preguntas sobre el riesgo de cáncer

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: